Tweeter button

Cursos virtuales: expectativa vs realidad.

Enseñanza a distancia, cursos a distancia, elearning, aulas virtuales, etc., son términos de moda que se implantaron en nuestro vocabulario diario por causa de la pandemia y que luego quedarán como un legado.

¿Qué tenemos que hacer?, ¿cómo tenemos que hacer?, ¿es suficiente lo que estamos haciendo? Cuestionamientos que cada Institución debe hacerse hoy y rápidamente.

Allá por el 2011 esbocé una incipiente realidad en el Paraguay (aquí puedes acceder al artículo), parecía muy distante como un camino que no era para todos, muchas instituciones tímidamente empezaron a hurgar en ese nicho, no era solo una oportunidad para expandirse, en ese momento, era verlo como una extensión natural, algunas se dieron cuenta de eso.

Instituciones públicas y privadas empezaron a mirar de reojo, más las privadas, aunque de estas tampoco fueron muchas, pero algunas se subieron lentamente al barco; algunas importantes instituciones públicas también ya cargaron en su mochilla el desafío y rápidamente empezaron a desarrollarse en el entorno virtual.

Nadie imaginaría en ese entonces cuan importante sería la expansión virtual, y nadie pensó en tomar enserio el murmullo que hacía la tecnología en el entorno.

Las instituciones que trazaron un camino serio respecto a los cursos a distancia, que desarrollaron su contenido, que capacitaron a su personal, que se adecuaron gradualmente, que invirtieron y se esforzaron, ya empezaban a ver lentamente sus frutos luego de años de sacrificio.

Hoy las instituciones, por decir de alguna manera: pioneras en el área de cursos a distancia, están un paso por delante de sus competencias y el impacto por el tema coronavirus es menor, y pueden afrontar este desafío con la frente en alta, sus alumnos agradecen y están mínimamente conformes, siguen aprendiendo virtualmente como se debe.

En cambio, las instituciones que no se empoderaron de la tecnología en tiempo y forma, y que hoy se ven obligatoriamente a dar el paso a las aulas virtuales, están entrando en un caos total, no saben por dónde empezar, giran en círculos sin un norte, es una carrera contra el tiempo, es una carrera por la supervivencia, es innovar para mantenerse; la consigna es adecuarse.

Muchas instituciones utilizan erróneamente el concepto a distancia y envían tarea tras tarea, abruman a estudiantes y padres, pensado que eso es la enseñanza a distancia, piensan que eso es lo que necesitan los chicos especialmente, para seguir “las clases virtuales” y no es así, es más que eso. Es adecuar el contenido, es adecuarse al medio, es ayudar a los chicos y a los padres a usar el medio tecnológico, es hacer un seguimiento día tras día de las tareas y las dudas, es implementar una visión distinta de lo que tenemos acostumbrado, es adecuar la estrategia de enseñanza, hoy ya no hay vuelta atrás, y para bien o mal la implementación de aulas virtuales será ya un nuevo desafío para todos, un desarrollo que será o deberá ser continuo posterior a la cuarentena.

Desde el MEC presentaron tecnologías importantes para las clases virtuales, ciertamente no capacitaron completamente al plantel docente, muchos tuvieron que adecuarse a las apuradas, tampoco tuvieron en cuenta a los alumnos aquellos sin acceso a Internet, pero se entiende que es bastante complicado llegar a todos tan repentinamente.

Algunas tecnologías usadas con más fuerza en estos momentos.

Google Classroom:
Espacio de Google para distribuir tareas, tiene un lugar para comentarios públicos y privados, podría servir para hacer el seguimiento día tras días del avance de las clases.

Zoom (ZOOM Cloud Meetings)
Software de reuniones virtuales, permite hacer reuniones de hasta 50 participantes y se incluye un servicio de mensajería de grupo.

 

WhatsApp
En él se arman grupos de estudio, sirve para distribuir la tarea y debería servir para disipar dudas en ellas y obviamente hacer el seguimiento.

 

Correo electrónico
La opción menos utilizada, pero es una opción por la que se pueden enviar las tareas y comentarios en ambos sentidos.

 

Webex
Es una herramienta para la realización de webinar, es una especie de ambiente para conferencias participativas, tiene un montón de opciones para que la experiencia sea lo más parecido a un ambiente real, por ejemplo, el anfitrión puede controlar el micrófono de los participantes, el participante a su vez puede incluso levantar la mano o realizar consultas en tiempo real.

Moodle
La plataforma más completa para realizar los cursos enteramente como aulas virtuales, a esta se deben integrar otras plataformas para la distribución del contenido multimedia, por ejemplo: YouTube. Ciertamente es una de las más completas y de código gratuito, su implementación es bastante compleja y necesita que el contenido esté enteramente adecuado a un ambiente virtual.

Y las lista sigue y es extensa, para cada una de estas tecnologías existen sus competidores y opciones distintas de acuerdo a la necesidad de cada institución, existen planes de pago y otras de acceso gratuitos pero con limitaciones, incluso algunas de ellas compiten entre ellas; y así cada institución debería poder seleccionar correctamente de acuerdo al objetivo, sus necesidades y sus recursos.

Las expectativas que tenemos todos es de implementaciones serias, brillantes y útiles, en cambio en muchos casos la realidad no es nada satisfactoria.

En ningún caso es recomendable la implementación de ellas sin el correcto seguimiento del área educativa y administrativa de la institución, debe haber un tronco común a seguir y una mínima metodología como para afrontar la situación actual, posteriormente se deberían perfeccionar, pero hoy no hay tiempo para mucho.

Lo que no debe ocurrir es que cada docente haga lo que quiera, que implemente la herramienta que quiera, incluso por más que esté bien; debe ser una única política educativa, y lo más recomendable, por sobre todo es evidentemente: consultar o contratar un profesional preparado y no improvisar como lo están haciendo el 80% de las instituciones y por ello los resultados no son lo esperado.

En lo posible los formatos de los vídeos, audios, tareas y recursos en general deben cumplir con un mínimo de calidad y una previa supervisión de parte de encargados de la institución para que garantice, primeramente la calidad de la clase y de la institución en sí, y para que sirva realmente como clases a distancia y que los chicos sigan aprendiendo, y que no sea solamente un recurso de presencia como para seguir cobrando las cuotas y usar como excusa “ya le enviamos tareas todos los días”, seamos serios, es más que eso. Me consta que muchas instituciones se durmieron en este momento y no están siquiera llegando en lo mínimo de lo que se espera de ellas, espero que el tiempo no les pase la factura como algunas veces quiere ocurrir.

Mediante una rápida investigación que realicé, puedo comentar con propiedad que existen instituciones que están implementando muy buenas metodologías de tareas y seguimiento a distancia, otras en cambio brillan por su ausencia.

Me centré mucho en una posición mirando a las instituciones y qué es lo que se esperan de ellas, pero mis respetos a todos los docentes que están haciendo un inmenso esfuerzo por voluntad propia y sin el acompañamiento de sus instituciones, y lo están haciendo bien.

En breve la lista de instituciones que están haciendo, como lo están haciendo y cuáles son los comentarios positivos y negativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*