Rss Feed
Tweeter button
Facebook button
Technorati button
Reddit button
Linkedin button
Webonews button
Delicious button
Digg button
Flickr button
Stumbleupon button
Newsvine button
Youtube button

Tatarendy

27 julio, 2012

Aunque ya tienen más de un siglo largo de historia, las ciencias «psi» forenses, psiquiatría y psicología, han conseguido un gran desarrollo a partir de la última década del siglo XX en todo el mundo.

En este mismo momento, nos invaden películas, documentales y series que tratan sobre la mente de las personas afectadas por trastornos mentales (evaluaciones y explicaciones de los peritos forenses) que cometen crímenes o delitos. En la ficción de la cinematografía, el psiquiatra forense Dr. Hannibal Lecter, es el más famoso de mis colegas, y las películas sobre el mismo son harto conocidas.

En el ámbito de la psiquiatría forense, nos manejamos en el Paraguay con el artículo 23 del Código Penal paraguayo, que nos dice que es irreprochable la persona que en el momento de su acción u omisión antijurídica haya tenido afectadas sus capacidades de conocimiento y autodeterminación debido a trastornos mentales. Esto, que parece simple de entender, aun no ha sido comprendido por los muchos colegas psiquiatras forenses, que en sus dictámenes generalmente se refieren solamente al momento de la evaluación, por lo tanto, el mismo es solamente un informe clínico común y corriente, sin ninguna relación con lo que interesa a la justicia.

Con relación a los informes psicológicos, la situacion no es muy distinta, porque muchas veces estos sufren de un defecto de repetición homogeneizante que descontextualiza el trabajo forense. Según mi experiencia, estos informes, tanto psiquiátricos como psicológicos, están lejos de la realidad clínica, y también de hacer algún aporte para la justicia.

En el sentido de lo expuesto previamente, en la revista que presentamos se nota una clara diferenciación entre la psiquiatría forense y la psicología forense, pues la primera se encarga de la presencia o no de trastornos mentales, mientras la segunda de detectar los rasgos psicológicos de los imputados, con fines de aplicar la pena adecuada o determinar las posibilidades de rehabilitación.

Pero, más allá de la psicología y psiquiatría forenses, la teoría psicoanalítica, la mas importante de las teorías psicológicas, tiene mucho que aportar en el ámbito de la justicia. Como se podrá apreciar con la lectura de esta publicación, el aporte para la comprensión de la conducta de las personas que cometieron actos antijurídicos, puede ser de lo estrictamente individual, es decir el caso por caso. Y, aunque la finalidad no sea pericial, el psicoanálisis podría ayudar a entender cada caso en su total singularidad, sin tener que integrarlo a ningún esquema previamente determinado.

Sin embargo, el psicoanálisis puede ir mucho mas allá, pues este discurso permite un análisis del conjunto de los componentes del sistema jurídico, sus actores, sus dinámicas, sus vicios, incluyendo los aspectos culturales, políticos y sociales de los sistemas de justicia.

Todas las cuestiones mencionadas son planteadas en esta revista, en la que se entrevistó a profesionales de reconocida y meritoria trayectoria en el campo del Derecho paraguayo, como son José Casañas Levi, Gustavo Gorostiaga, Carolina Llanes, María de la Paz Martínez y Hernán Mayor.

Es un orgullo y un gran honor la realización del prologo para esta publicación, en la ,que debo destacar la creatividad de los integrantes de Ágape Psicoanalítico Paraguayo, con la dirección de mi gran amigo Genaro Riera Hunter.

 

 

Páginas: 106

Precio: 30.000

Envío: 10mil Gs. (en gran Asunción)

Consultar por envíos a otros lugares 

e-mail: juan.95riveros@gmail.com

Patrocinadores, gracias a ellos estamos online

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*